Dos ejercicios para entender la España de 2016

Y la de 2015, si me apuráis. El primero os llevará 5 minutos al día durante unos pocos días. El segundo, puede que un poco más, pero con poco tiempo que le dediquéis

UNO: PORTADAS

Coged las portadas de varios periódicos. No sólo de los obvios, como público o eldiario, sino abc, elpais y elmundo. Si os animáis, sumadles elconfidencial, vozpopuli, periodistadigital, confidencial digital… los que consideréis convenientes. Lo importante es que la muestra cubra el espectro ideológico básico.

Con tres días bastará, aunque si os animáis a cinco días será todavía mejor.

El ejercicio consiste en contar. Contar las menciones en portada a los partidos nacionales con representación parlamentaria. Contar las menciones a sus políticos.

El resultado va a ser a la vez sorprendente e inevitable. Vais a encontrar que el presidente del gobierno, o el dirigente del principal partido de la oposición, no son los más mencionados. Ni ellos, ni sus partidos.

Si queréis, podéis comparar ese periodo con estas fechas hace 6, 12 ó 18 meses. Salvo que coincida un evento puntual, los resultados van a coincidir. Es muy, muy llamativo que la nº 4 al congreso por Madrid en las listas de Podemos tenga más apariciones que cualquier ministro.

Pasemos a los personajes en detalle

DOS: PERSONAJES
Este ejercicio va a ser más dirigido.

¿Habíais oído hablar de Irene Montero antes de mediados de 2015?

A mí me parecería extraordinario que conociérais a una doctoranda en psicología, sin experiencia laboral, si no estábais en sus círculos familiares, académicos o de amistad.

No quiero entrar a detallar valoraciones obvias, como el hecho de que una parte decisiva de su posición en el partido y, por ende, visibilidad, se deba a la relación sentimental con un político. Sí, ese mismo tipo de visibilidad que fue blanco de críticas furibundas para una alcaldesa de Madrid que, al menos, había ganado una oposición clase A y tenía experiencia profesional. Consejos doy, que para mí no tengo, y el nepotismo es condicionalmente malo: lo es si lo hacen los fachas, porque es lo que hacen los fachas. Si lo hacen los míos… (póngase la excusa preferida o de moda en el momento).

No, lo que os propongo es rastrear la presencia de Irene Montero en medios de comunicación de masas o relativamente masivos. Llevaría mucho trabajo e incluso herramientas dedicadas, pero podemos lograr una aproximaxión interesante utilizando Google Trends.

Google Trends ilustra las frecuencias de búsqueda y de presencia online de un término determinado con una métrica sintética del 1 al 100. Las búsquedas de Irene Montero han dado este resultado, según nos muestra trends:

2016-03-19 15_09_45-Google Trends - Web Search interest_ _irene montero_ - Worldwide, 2004 - present

Esto ya de por sí es ilustrativo: una perfecta desconocida (el escaso ruido previo se debe a coincidencia de nombres) pasa a ser una figura muy conocida… en 3 meses. ¿Qué importa más para esa relevancia, que sea portavoz adjunta de su grupo en el Congreso o su relación sentimental?

“Jamás” lo sabremos.

La comparación adquiere pleno sentido cuando comparamos a una doctoranda sin experiencia profesional pero con experiencia como activista, con un ministro de economía con una dilatada trayectoria profesional,  y con un ministro de hacienda de alta exposición en los medios y una trayectoria que, en comparación al primer personaje… no admite comparación. Hablo de trayectoria profesional y experiencia, claro

2016-03-19 15_41_27-Google Trends - Web Search interest_ _irene montero_, _luis de guindos_, _cristó

No tenéis que ser analistas, ni necesitáis ninguna preparación relacionada para entender la gráfica anterior.

 

CONCLUSIONES: LAS MÁS OBVIAS POSIBLES

Usad vuestro criterio. El problema es muy simple: sencillo de plantear y de resultados cristalinos.

Aquí NO hay dilema entre huevo y gallina. Los resultados de las búsquedas se deben a que a los usuarios se les ha bombardeado mediáticamente durante dos años, sin parar. Y la habilidad con los medios no es relevante, prácticamente no aplica: la presencia en los medios, sobre todo a este nivel de inundación recurrente, obedece a decisiones de los que gestionan y, sobre todo, de los que poseen los medios.

Sólo hay una pregunta, fácil de enunciar pero muy difícil de responder. Yo, al menos, sigo desde 2014 con respuestas que no me satisfacen

Qui prodest?

¿A quién beneficia?

Anuncios
Dos ejercicios para entender la España de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s