Tengo tu cara, no tu nombre

Pienso en una persona. Me ocurre a menudo. A la primera, sin esfuerzo, acude una cara. Una foto, o un recuerdo no mediado.

Pero su nombre se resiste. Rasco, rasco, rasco y no me viene.

Tengo esa cara en el espejo de mi mente, un amigo que se fue.

Y no me viene el nombre.

Me ha pasado tantas veces en esta década que ya no me hace sufrir ni me preocupa particularmente. Pero cada vez que me pasa, hay un momento más o menos largo en el que flota ante mí una cara que sé que tiene nombre.

¿Qué nombre?

¿Cómo se llamaba?

Y lo recuerdo, y descanso en un mundo otra vez completo

Anuncios
Tengo tu cara, no tu nombre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s